Inmarcesible: Del lat. immarcescibĭlis. Adj. Que no se puede marchitar.

 

Nuestras emociones están en continuo movimiento. No son estáticas ni son tangibles, cambian, crecen, caen y conectan entre ellas. Igualmente las personas nos amamos u odiamos entre nosotras. Nos comparamos, aislamos y nos quebramos, pero también nos unimos para formar equipo y nos apoyamos.

 

Inmarcesible indaga en las relaciones sociales a través de las sensaciones vividas. Por medio de mi propia vivencia personal exploro el comportamiento entre las personas y cómo las emociones determinan nuestra forma de ser y de vincularnos con los demás.
 

Se trata pues de un juego irónico con el que manifiesto la vitalidad mostrando el deceso y la desaparición de la misma naturaleza que nos proporciona la fuerza y energía para seguir adelante.
Para ello visualizo y escucho aquello que llama mi atención en cada momento. Las flores son un reflejo de las personas de mi entorno y las situaciones vividas, situaciones cotidianas que casi todas compartimos y con las que nos sentimos identificadas.

 

Por todo ésto aunque descendamos, remontemos o nos mantengamos, inmarcesible somos todas las personas. Porque no se trata de cuántas veces nos caigamos, sino de cuántas nos levantemos y podamos continuar ese inagotable camino. Aprendemos, dejamos nuestra huella pero no nos marchitamos.

Todas las imágenes están disponibles a la venta en varios formatos, con una edición numerada y limitada y con una calidad de impresión digital fine art.

Si estás interesad@ ponte en contacto conmigo para más detalle.