Me quiero, no me quiero muestra una serie de fotografías realizadas a diferentes hojas y flores muertas, entre las que establezco una relación metafórica conmigo misma, las personas de mi entorno y las emociones diarias que vivo y siento.

Juego con la forma y figura de los elementos naturales que me encuentro en el suelo para representarme y plasmar mis sentimientos de una manera sutil y simbólica, puesto que desde siempre he advertido una estrecha conexión con las plantas ya que son una evidencia cotidiana del ciclo de la vida, lo cual me cautiva. En ellas identifico mis miedos, mis frustraciones, mis ansiedades y mi fragilidad, pero también reafirman mis alegrías, mis logros y mi fuerza.

 

Todas las imágenes están disponibles a la venta en varios formatos, con una edición numerada y limitada y con una calidad de impresión digital fine art.

Si estás interesad@ ponte en contacto conmigo para más detalle.